top of page
  • Vicente marco

La soledad de un guardafaros

Sucede en ocasiones que un libro te introduce tanto en el mundo que ha creado que, cuando lo terminas, regresas a la realidad con un sentimiento de nostalgia. Esto he sentido en Bajamares. Tocornal crea ese mundo en torno a la soledad de un farero en un islote repleto de lagartos y en el que, aparte de un cementerio de antiguos navegantes y la linterna, encontramos poco más.

Pero bastante.

La particularidad del personaje, la manera personal de contar de Tocornal, la mezcla de poesía y filosofía de estas páginas (poco más de doscientas) y la originalidad del argumento me han seducido tanto como el hábil uso del punto de vista, desde un narrador omnisciente y unos documentos que se intercalan cada ciertos capítulos —y que dotan de verosimilitud y objetividad a la novela— a narradores testigos, como la voz del barquero o de la madre (muerta) del farero y, cómo no, al punto de vista en primera persona del protagonista.

Y para llenar las soledades del farero, Tocornal crea unas historias paralelas, cuentos en sí, cuentos magistrales, como gran cuentista que es.

Entre el humor y la tristeza me parece una novela ideal para leer en nuestro aislamiento, esta novela obtuvo el XIX Premio de novela de la Diputaciòn de Córdoba.










98 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page